El Ministerio de Ciencia e Innovación era una de las apuestas de aparente modernidad y europeísmo del gobierno Zapatero, junto a los Ministerios de Igualdad y de Vivienda. Hoy se ha filtrado en los medios que la ministra de Ciencia e Innovación, Dña. Cristina Garmendia, piensa en dejar su cargo. Muchos interrogantes surgen ante esta cuestión ¿por qué y por qué ahora? ¿cuál es el destino del Ministerio? ¿desaparecerá fagocitado por Industria o Educación o simplemente pasará al olvido como un proyecto fracasado? ¿y sus funciones y objetivos? ¿y la polémica Ley de la Ciencia?.

Zapatero, grouchomarxista convencido, ha aplicado su ideología a rajatabla -estos son mis principios y si no le gustan tengo otros- a todos los aspectos de su política: a temas sociales, económicos, educativos y también a la ciencia e investigación.

Las actuaciones de este Ministerio han trascendido a cuentagotas a la sociedad y a los medios, más pendientes y abrumados por las noticias que generaban otros ministerios-estrella, como Fomento o Igualdad y por la crisis socio-económica que nos azota. Ha sido, por tanto, un ministerio segundón, de escaso interés mediático y nula repercusión social.

La ciencia no atrae la atención de la sociedad, hecho muy negativo para un gobierno que vende apariencias más que realidades, por lo que, en un alarde de digo-dieguismo zapateril, se pasó de un aceptable presupuesto a ser una de los principales víctimas del recorte de la primavera pasada. Dos titulares y al cajón del olvido, sin repercusión electoral alguna. Pero esta mutilación de expectativas en un sector cuyo crecimiento no es rápido, pues se precisa de tiempo y dinero para la formación de técnicos e investigadores, no es de recibo en un país que pretende ser considerado algo más que un destino turístico para las clases trabajadoras y jubilados europeos. Olvida lo que dijo Gregorio Marañón “La verdadera grandeza de la ciencia acaba valorándose por su utilidad”.

¿Se puede considerar un fracaso la gestión del Ministerio? Veamos una sucinta enumeración de los hechos más significativos y juzguen ustedes:

-La polémica Ley de la Ciencia fue criticada por todos los sectores afectados (investigadores, sindicatos, empresarios y técnicos), por diferentes y variopintos motivos. Por tanto, no gustó a nadie. El ICOG presentó en su momento alegaciones a la misma, criticando el trato desigual y discriminatorio que se ha dado a los técnicos científicos frente a los investigadores, transformando a estos últimos en una suerte de casta de seres superiores de capacidades ultraterrenas. Esta ley también favorece la mercantilización de la ciencia, como zanahoria para el desarrollo de la investigación, oscilando en una peligrosa indefinición en cuanto a la separación entre lo que es público y lo que es privado, y si es ético el lucro privado de investigadores públicos.

-La pérdida de las competencias de las Universidades y de sus presupuestos, previamente arrebatadas a Educación, amén de las competencias traspasadas a Comunidades Autónomas, acentuó la esquizofrenia científica nacional y, específicamente, la de este Ministerio.

-La gestión del tremendo recorte del presupuesto del Ministerio evidenció el desigual trato y los privilegios que se otorga al CSIC frente a otros OPIS. Así, dicho recorte se distribuyó de manera asimétrica, mitigándose para el CSIC (un 13, 6 %) y cebándose con otros OPIS, como el CIEMAT o el IGME, que les supuso un 26 % y un 29 %, respectivamente y condenándolos a una difícil existencia. Este desigual trato entre el CSIC y los otros OPIS, también ha tenido reflejo en la mencionada Ley de la Ciencia, por cuanto a todos los investigadores que no fueran del CSIC eran considerados “de segunda” y sus años de experiencia en investigación no eran valorados de igual manera que los del CSIC.

-La degradación de tres de sus OPIS de larga historia de trabajo científico e investigación, como son el CIEMAT, IEO y el IGME, de Direcciones Generales a Subdirecciones Generales, mientras que los organismos asociados al CSIC salían de rositas, fue otro ejemplo más del agravio comparativo que dicho Ministerio ha aplicado continuada e irracionalmente en su gestión interna. Poco parece interesarle a la ministra la geología, minería, hidrogeología, oceanografía y las energías. Triste futuro para un país que necesita conocer sus recursos. Mejor vender futbolistas.

-Los fracasos totales o parciales para lograr que instalaciones científicas de interés mundial se instalasen en España. Aquí mucho sol, playa y sangría, pero nada de telescopios, fuentes de neutrones o fusión nuclear. Así la posibilidad del mayor telescopio del mundo, del Observatorio Europeo Austral, quedó en agua de borrajas, ante, como afirmó el gobierno canario, la desidia y la falta de planificación del gobierno español y de apoyo por parte del Ministerio. El desierto de Atacama (Chile) fue el agraciado. Igual ocurrió con la “Fuente Europea de Neutrones” a la que optaba Bilbao pero que acabó en Lund (Suecia) consiguiéndose aquí una subsede como consuelo. Con respecto al Proyecto ITER, no se consiguió la instalación científica que se fue a Cadarache (Francia) aunque se logró la sede del proyecto y la gestión de parte del presupuesto, en Barcelona. Pero no todo es malo, ya que se ha financiado la Basque Culinary Center, cúlmen de las autodenominadas Ciencias gastronómicas (uauh!!), financiando el Ministerio la mitad de su presupuesto (7 millones de euros). Resulta curioso que para cocinar con nitrógeno en restaurantes elitistas si hay dinero, pero se recorta el 30 % del presupuesto del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas y no se renuevan contratos de investigación. Sin duda, los enfermos lo agradecerán, ya que podrán paladear deliciosos platos cocinados con gases, esferificaciones, tortillas deconstruidas y demás obras de arte, eso si lo pueden pagar o conseguir mesa. Por cierto, España ya no encabeza la lista de mejores restaurantes del mundo.

Una vez más, la España del ladrillo, de la intelectualidad sumisa, de la apariencia hueca y del balón triunfador parece imponerse a la España de la inquietud, el pensamiento, la curiosidad técnica y científica. Y también a la quiere conocer y preservar su medio ambiente. Louis Pasteur dijo que “la ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de todo progreso”. Progreso = bienestar social = trabajo. Sin coherencia, sin planificación, sin voluntad de arriesgar es difícil alcanzar este objetivo ¿qué queremos, la España de la pandereta o la de la probeta? ¿La España del talento aislado y sin apoyos o la España que apoya a sus técnicos y científicos dotándolos de medios y creyendo en ellos?

Marc Martínez
Hidrogeólogo. Colegiado 3013.

P.D. ¿Investigación científica libre? El segundo adjetivo es redundante. Ayn Rand

La noticia de la refundación de un partido verde nacional, con la presencia del expresidente de Greenpeace y usuario ocasional de las cárceles danesas, D. Juan López de Uralde, no deberia resultarnos sorprendente. La existencia de partidos verdes en España compartiendo siglas arrancó cuando los alemanes Die Grünen y la difunta Petra Kelly adquirieron una notable importancia mediática al constituir una fuerza política decisoria en la Alemania de finales del siglo XX. Sin embargo, en España, el concepto verde ha ido dando tumbos a la sombra de partidos mayoritarios, o bien coaligados a Izquierda Unida, en su intención de formar una coacición rojiverde de escasa suerte. ¿por qué, sin embargo, parece que este partido verde, puede tener más suerte que sus antecesores?

El gobierno Zapatero, en su segundo mandato, ha ido defraudando a numerosos colectivos: pensionistas, sindicalistas, trabajadores, funcionarios, educadores, nacionalistas de todos los colores, activistas pro-saharauis, ecologistas …. a los que se sumarán a buen seguro otros colectivos en estos dos años que aún quedan….. La política medioambiental de este segundo mandato se ha caracterizado por dos grandes acciones: 1ª) cargarse de un plumazo al Ministerio de Medio Ambiente y a su ministra Narbona, el más activo desde su creación, para realizar con el mismo una fusión contranatura con el Ministerio de Agricultura y Pesca, y 2ª) subvencionar energías alternativas de cuestionable rentabilidad sin dicha inyección económica, que nos incrementa nuestra factura y nos vacia nuestro bolsillo a causa de un malentendido ecologismo-a-cuenta-del-ciudadano-que-no-del-gobierno, eso sí, dentro de un Plan de Economía Sostenible (¿?) que nadie sabe que ha sido de él, como de la reforma de la ley de Aguas.
Lo verde si se lleva en este gobierno, pero siempre que esté subvencionado, porque dicho verde no es el verde-planta, sino más bien el verde-billete. Y eso se paga. Este gobierno ha puesto en marcha la centrífuga de votos, enviando a sus votantes desencantados hacia la abstención, el voto en blanco, las opciones más a la izquierda, UpyD, Izquierda Unida y…. el partido verde.

Marc Martínez Parra
Hidrogeólogo y colegiado 3013

Cuando en 1948 el gobierno de Daniel Malan instauró el apartheid en Suráfrica lo hizo, aunque resulte paradójico, de manera legal, promulgando diversas leyes y pensó que eran buenas. Para los blancos. Si se aplica la ley de la ciencia tal como está redactada será buena. Para los investigadores.

A primera vista puede parecer una hipérbole, fuera de contexto y realidad, pero, desgraciadamente, ambas situaciones tienen demasiados puntos en común. Los gobiernos racistas de Sudáfrica emplearon la segregación racial para favorecer a una minoría, la blanca, frente a otras, diversas y mayoritarias, vulnerando sus derechos fundamentales y subordinándolas a quienes detentaban el poder. Para ello articularon diferente legislación para unos y otros, aunque compartían el mismo país. El actual borrador de la Ley de la Ciencia, presentado esta semana, hace lo mismo con el colectivo de los técnicos frente al de investigadores. No reciben el mismo trato.

Quienes han redactado la ley han ignorado, no se sabe con que grado de voluntariedad, que los OPIS en este país son muy diversos y diferentes entre sí, en funciones, actividades y plantilla. Estos OPIS son híbridos, contemplando en sus estatutos tanto actividades investigadoras como de carácter técnico-científico, de servicio a la sociedad en general. Conviven para el desarrollo de estos trabajos tanto investigadores como técnicos de muy diversa titulación, unos que realizan actividades científicas y otros que trabajan en experimentación y determinaciones analíticas. Ciencia y técnica no se pueden separar, porque constituyen un ciclo, el ciclo de la adquisición de conocimiento: la ciencia permite desarrollar a la técnica y esta, con la experimentación y metodología, permite formular avances científicos.

Sin embargo, el actual borrador de la ley de la ciencia minimiza la importancia de estos técnicos tanto en OPIS como en otros organismos, reduciendo su existencia a dos artículos, con un total de 23 líneas, mientras que en un ejercicio de cinismo legislativo, dedica a los investigadores 16 artículos en 15 páginas y 514 líneas, en los que explica pormenorizadamente entre otros conceptos, el desarrollo de su carrera profesional, sus deberes y derechos, mientras que a los técnicos se les despacha indicando que se les aplicará una legislación diferente a la de la Ciencia y no se contempla específicamente ni carrera profesional, ni deberes ni derechos. ¿cómo es posible que a trabajadores de un mismo centro y que trabajan en los mismos proyectos se les pueda aplicar distinta legislación? ¿por qué no se les define un articulado equivalente en oportunidades, derechos y deberes? A esto se le puede denominar segregación laboral. Es obvia en esta propuesta de ley la subordinación de los técnicos frente a los investigadores, aunque no esté escrita. En la anterior entrada de este blog, del 2/12/2009 y con el anterior borrador, ya se alertaba de esta situación, pero en el actual borrador, presentado esta semana, el ninguneo ha llegado más lejos; así, frente a unos artículos grotescos del borrador de octubre de 2009, en los que se cuestionaba la capacidad de raciocinio de los técnicos, limitándolos a actividades físicas, como monos de feria, en el actual borrador de febrero de 2010 se ha optado por eliminar sus funciones ¿a que tiene derecho un técnico? ¿cuál es su perspectiva profesional?. Tal vez la pista nos la puede dar esa exhaustiva definición de derechos y deberes para los investigadores que introduce el actual borrador. La conclusión más fácil es pensar que el colectivo de técnicos no tiene ni derechos ni deberes. Malo, ya que significa que los técnicos pueden no ser reconocidos como autores de sus trabajos, no disponer de libertad en el desarrollo del mismo, no contar con los medios ni instalaciones necesarias para desarrollar su labor, no ser considerado en la comunidad científica y no poder disponer de una formación profesional continua, pero lo que resulta más estremecedor: no poder formular iniciativas científicas ni técnicas, con lo que ello conlleva: no poder proponer ni dirigir proyectos. Pero todas estas actividades actualmente también las realizaban dichos técnicos científicos, desde la creación de los OPIS, liderando equipos de trabajo científico y de investigación. Por ello resulta un flagrante agravio comparativo: se les degrada profesionalmente, se les despoja de sus funciones y se mutila su carrera profesional; se les niega su capacidad intelectual. Este sorprendente olvido ¿es casual o en él subyace un innoble interés por parte de los redactores de la ley, de apartar a estos técnicos para favorecer al colectivo de investigadores?

Los oráculos políticos insinúan que la próxima reforma ministerial se llevará, engullidos inmisericordemente por el fregadero de la historia, a algunos ministerios, entre ellos el de Ciencia e Innovación. Canibalizado por otros ministerios, como el de Industria, Comercio y Turismo o el de Educación, parece haberse debatido por defender su espacio vital, con esquiva suerte, y tal vez esta ley sea su legado a la posteridad. Si ello ocurre, al menos que sea con una ley justa y armoniosa con todos los colectivos presentes en los OPIS. Con todos, no con uno. No con la propuesta actual, que vulnera flagrantemente a un colectivo, el técnico, imprescindible para el desarrollo de la actividad científica.

Ciencia y técnica están unidas, por muchas leyes que se elaboren. Y quienes las redactan lo conocen. O deberían.

Marc Martínez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

En el paraíso de la igualdad, de la equidad laboral, de miembros y miembras, que es la España de Zapatero, sorprende como se afianza discretamente una ley que institucionaliza una posible situación de discriminación, un apartheid, en la Administración Pública: la Ley de la Ciencia y la Tecnología.

En el borrador de dicha ley, de octubre de 2009, en su Titulo II, que hace referencia a los “Recursos humanos dedicados a la investigación”, se encuentra, en su articulo 11 la siguiente definición de lo que se considera personal investigador y lo que es un personal técnico:

Artículo 11. Personal de investigación.
1. A los efectos de esta ley, tiene la consideración de personal de investigación, el personal investigador y el personal técnico que presta sus servicios en los agentes de ejecución del Sistema Español de Ciencia y Tecnología.
2. Se considera personal investigador el que lleva a cabo actividad investigadora, entendida como el trabajo creativo llevado a cabo de forma sistemática para incrementar el volumen de conocimientos, incluido el conocimiento del hombre, la cultura y la sociedad, el uso de esos conocimientos para crear nuevas aplicaciones, su transferencia y su divulgación.
3. Se considera personal técnico el que desarrolla tareas que requieren conocimiento técnico y experiencia en uno o varios campos de la ingeniería, las matemáticas, las ciencias experimentales, las ciencias biomédicas, las ciencias sociales y las ciencias humanas. Participan en la investigación y el desarrollo ejecutando tareas que requieren la aplicación de conceptos y métodos operativos.

La evidente conclusión que uno extrae de la lectura de dicho artículo es que SI NO ERES DOCTOR NO POSEES EL DON DE LA CREATIVIDAD. Los redactores de dicho anteproyecto deben ignorar que la creatividad no se compra, ni se estudia, ni se gana en una oposición; la inquietud por el conocimiento que transmite la creatividad se tiene o no se tiene, independientemente si eres Doctor o Licenciado. En un Doctorado se pulen los conocimientos adquiridos en una licenciatura y se aprende la metodología de investigación.

Dicho articulo aterra en cuanto muestra una concepción caduca de la realidad, discriminando claramente al personal técnico con respecto al investigador. Hablamos de profesionales con la misma licenciatura universitaria y, en la mayoría de los casos, muchos años de experiencia.

Pero el trasfondo que subyace bajo este redactado de la ley es mucho más abyecto. Uno, el investigador, crea, el otro, el técnico, desarrolla y ejecuta tareas. Esa diferencia de labor en una ley para el desarrollo de la ciencia, diseñada para mejorar la investigación, parece sugerir que el técnico estará subordinado al investigador, y que no contará con las mismas posibilidades de desarrollar una carrera homóloga en la Administración.

Dicho redactado fomenta la creación de castas en el personal de investigación de los Centros, de un apartheid de privilegiados, que recuerda a la concepción social del libro “Un mundo feliz’” de Aldous Huxley, obra cumbre contra el totalitarismo, donde la sociedad se basaba en la existencia de diversas categorías, jerarquizadas desde el nacimiento y seleccionadas por sus genes, que eran destinados irremisiblemente, a determinadas funciones e incapaces de mejorar; así los Alfa eran la clase dirigente, “los investigadores”, y por debajo se situaban Betas, Gammas y epsilones, con tareas cada vez menos intelectuales y más físicas; ellos “ejecutaban tareas”, como dice el anteproyecto. En el borrador de la Ley de la Ciencia se insinúa que un técnico es incapaz de pensar, pues no es esa su función, y de incrementar el volumen de conocimientos, ya que tan solo está capacitado para ejecutar tareas que requieren la aplicación de conceptos y métodos operativos. ¡Técnico, en este koljós que es la investigación en España, tu llevarás el tractor! ¡no vales para otra cosa!.

España es un país de creadores e inventores. A pesar de los gobiernos. El estado español, con esta Ley, impide el desarrollo profesional de técnicos, subordinándolos laboral e intelectualmente frente a los investigadores, creando una situación de desigualdad y de flagrante agravio comparativo en cuanto a promoción y desarrollo de una carrera. Investigación y técnica no pesan igual en la balanza. Si alguien cree que exagero baste ver cuantos artículos le dedica en este título a la carrera de los investigadores: 11 artículos y un total de 210 líneas frente a 1 artículo de 3 líneas que corresponde al desarrollo profesional del personal técnico y que adjunto. Promoción para los técnicos, para qué, no importan, no existen, puro apartheid.

Artículo 22. Desarrollo profesional del personal técnico.
Las Administraciones Públicas velarán por que todo el personal técnico tenga la oportunidad de avanzar profesionalmente accediendo a medidas de desarrollo continuo de sus capacidades y competencias.

¿Y esta Ley, como afectará al colectivo de los geólogos y específicamente a los hidrogeólogos?

Aunque existen hidrogeólogos repartidos en diversos OPIS es sin duda, el IGME donde se produce la mayor concentración de los mismos. Es un organismo híbrido, con una vocación investigadora, estimulada en los últimos tiempos, con el incremento del número de doctores a causa del giro investigador que ha sufrido, pero también con otra vocación, que proviene de sus más de 150 años de historia, de asesoramiento a la sociedad a través de la administración pública.

Sus técnicos desarrollan proyectos, ideas y generan conocimiento sobre el funcionamiento del medio fisico, de los recursos, de la hidrogeología en general. Aportan su experiencia y la diferencia frente a los investigadores es meramente administrativa. Sin embargo, dicha ley, considera incapaces a los técnicos de crear y de incrementar el volumen de conocimientos, y posiblemente limite su actividad laboral, congelando su carrera profesional; asimismo, parece que el aspecto técnico e infraestructural de dicho OPI puede quedar mermado o mutilado en cuanto a proyección e importancia, lo que revertiría a la sociedad y la Administración a la que asesora. Por ello ¿no debería plantearse estar en un ministerio más adecuado que el de Ciencia e Innovación, en cuanto a función, historia y formación de su personal?

La máxima paradoja del Ministerio de Ciencia e Innovación es su nombre: conlleva la investigación pero también su aplicación técnica, pues la innovación tiene un marcado carácter técnico, así innovación, según Wikipedia, es la aplicación de nuevas ideas, conceptos, productos, servicios y prácticas, con la intención de ser útiles para el incremento de la productividad. Un elemento esencial de la innovación es su aplicación exitosa de forma comercial. Ciencia e innovación, investigación y técnica, son complementarias, no deben estar jamás subordinada una a la otra y obviamente, el personal debe tener las mismas oportunidades laborales y de carrera profesional, máxime ante las mismas titulaciones.

Marc Martínez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

P.D.1ª: Otra reflexión que puede hacerse es que ya que se blinda la investigación para determinados colectivos ¿se impedirá a los OPIS y Universidades realizar trabajos de marcado carácter técnico que compitan con empresas privadas y consultoras?

P.D. 2ª: Y con respecto a los OPIS ¿Esta ley es una OPA hostil del CSIC hacia los otros OPIS? No olvidemos que a principios de la Legislatura se llegó a cocinar la posibilidad de un supercentro de investigadores que englobaría a todos los OPIS y estaría comandado por el CSIC, pero que se desestimó ante la crisis.

P.D. 3ª Ante la variedad de OPIS que existen en la Administración… ¿no debería realizarse una Ley que tratase de reflejar los diferentes aspectos diferenciadores de los mismos?

Tras la aprobación deprisa y corriendo de un trasvase de agua procedente de la polémica tubería manchega se dará carpetazo mediático al problema que suponen los incendios de la turba de las Tablas de Daimiel y así, hasta la proxima crisis medioambiental… pero ¿porque buscar en el futuro cuando el pasado, en cuanto a destrucción del medio, es tan rico en ejemplos? ¿podemos creer, ingenuos de nosotros, que el caso de las tablas de Daimiel es único en España?

González Bernaldez considera que los humedales son probablemente el tipo de
ecosistema que ha sufrido mayores y más profundas transformaciones por las acciones humanas. Hay estimaciones que consideran que ha desaparecido entre el 75%
y el 80% de la superficie de humedales europeos
. Santos Cirujano, en su libro “Plantas acuaticas de las lagunas y humedales de Castilla-La Mancha” cataloga un buen número de estas lagunas, como las lagunas de El Pedernoso-Las Pedroñeras-Las Mesas (Cuenca), las lagunas de El Ballestero-El Bonillo (Albacete) entre otras. Baste dar un vistazo con la aplicación sigpac, que permite ver la cartografía y la foto área de cualquier lugar de España a una excelente precisión, para ver como, en el caso de las lagunas mencionadas de Cuenca, son, en muchos casos, campos de cultivo, aunque aún se intuye su perímetro.
En el campo de Calatrava, también la actividad humana ha menguado la existencia de numerosas lagunas. Según el catálogo de estas lagunas muchas de ellas han desaparecido, por desecación y aprovechamiento de su suelo para cultivo; nombres como Laguna de Alcolea, de Zahurdones, de la Albuera, del Escoplillo, de Navalagruya, el Navajo del Hontanar o la Laguna de las Cucharas, entre otras, en municipios próximos al Parque de las Tablas de Daimiel, no han gozado ni de la popularidad ni de la cobertura mediática de sus vecinas, ni sus atenciones para sobrevivir, siendo las parientes pobres de Castilla-La Mancha, al igual que la laguna de los Ojos de Villaverde, en Albacete.
Pero hay más parientes pobres. Este país es rico en desastres hidrológicos. Otro ejemplo castellano-manchego son las lagunas salobres toledanas, en los términos de Miguel Esteban, Turleque o Villacañas, corren peligro, no solo por su desecación, sino por su contaminación. Aunque para contaminaciones de lagunas, la Comunidad de Madrid tiene el dudoso honor de disfrutar de la denominada “laguna del aceite”, una antigua gravera inundada por las aguas fluviales y subterráneas asociadas a los depósitos del Jarama, empleada para verter aceites durante años.

laguna del aceite

Foto procedente de Madridiario del 31-03-2009 http://www.madridiario.es/2009/Marzo/ifema/isociedad/140154/comunidad-restaurara-laguna-aceite-parque-sureste.html

Las lagunas, humedales en la costa, asociados a desembocaduras o a surgencias de acuíferos, las salinas y saladares, todos ellos también son otros Daimieles, devorados por el desarrollismo y la construcción turística.

Pero no debemos olvidarnos de fuentes desecadas por la explotación intensiva de los acuíferos. En todo el Levante ibérico y en especial, en Murcia, este rico patrimonio hidrogeológico ha ido desapareciendo; fuentes como la de las Anguilas en Murcia o Baños de Somogil, de grandes caudales, se secaron simultáneamente a la instalación de sondeos que explotaban el mismo acuífero en sus proximidades. Muchos de los humedales existentes están asociados a acuíferos, y si éstos son explotados intensamente, los humedales, como las Tablas de Daimiel, desaparecerán; como las fuentes. Un ejemplo de la evolución de dicha sobrexplotación en los acuíferos se describe en el Atlas Global de la región de Murcia.

Un último ejemplo de este sucinto catálogo de afecciones a lagunas españolas lo supone la utilización de la laguna grande de Beteta, que constituia un ecosistema peculiar en la Serranía de Cuenca y complejo funcionamiento hidrogeológico, con aguas de distintos orígenes, tanto salinas como bicarbonatadas, y que fue transformado en un depósito regulador de aguas procedentes del embalse de la Tosca (rio Cuervo), situado a una cota superior, mediante un tunel-trasvase, hacia el río Guadiela, por una compañia hidroeléctrica.

¿Saldrán estas lagunas en los medios de comunicación? ¿tendrán su oportunidad? Todas son Daimiel.

Marc Martínez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

Entre ayer y hoy se ha publicado en el diario El Pais y en primera página la lamentable situación de Las Tablas de Daimiel, declaradas Reserva de la Biosfera en 1980 y prontas a la desaparición, como,según El Pais, afirma Medio Ambiente.

Los investigadores del Instituto Geológico y Minero de España no venden humo, aunque si lo preveyeron y avisaron en 2007 de lo que sucedería. ¿y que medidas se tomaron? claramente insuficientes. Pero ¿es posible tomar medidas? Como afirma Luis Moreno (IGME) en el artículo de El País “El proceso es casi irreversible. El daño está hecho y no es recuperable. Llegamos tarde. Cuando el invierno pasado decidían si iba a haber un trasvase o no en realidad decidían si iba a arder la turba o no”.

Si en el año 2007 se avisó, resulta cuanto menos llamativo que el Ministerio de Medio Ambiente de Cristina Narbona, como tal, feneció en marzo de 2008, fagocitado por el flamante Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, donde se encontraba el Ministerio de Agricultura. Esto lleva a una inquietante pregunta ¿pueden llevar las mismas personas los intereses medioambientales y los intereses agrícolas? ¿no es contradictorio? ¿se defienden los mismos intereses a la par? Sin embargo, ello puede resultar una afirmación fácil y gratuita, ya que el problema viene de muy atrás; no olvidemos que en 1985 se secaron los Ojos del Guadiana por primera vez.

Su origen proviene del concepto decimonónico que se tenía de que los humedales y zonas pantanosas eran focos de enfermedades y debían desecarse. Un interesante artículo de Josefina Cruz Villalón denominado “La agricultura de las zonas húmedas mediterráneas” es muy clarificador en cuanto al auténtico origen de ese concepto: aunque la excusa para drenar y desecar las zonas húmedas era el saneamiento, no se descartaba el aprovechamiento agrícola de los terrenos desecados, coincidente, a su vez, con una fase de crecimiento demográfico que precisaba ampliar la superficie cultivada a costa de la inculta (igual ocurrió con sierras y bosques deforestados). Asimismo se privatizaron las tierras objeto de dicha desecación. Si esto era así en Europa a finales del siglo XIX, en la España del desarrollismo franquista se añadia una variante socio-política: la gente con trabajo y dinero en el bolsillo daría menos problemas al régimen y sería más agradecida. Y no olvidemos que el concepto del Medio Ambiente surge en el último cuarto del siglo XX.

Otro ejemplo de esta utilización de grandes proyectos desarrollistas, en sistemas totalitarios, y que causan la destrucción medioambiental en la búsqueda de un bienestar económico de la sociedad lo supone el Mar de Aral. En los años del imperio sovietico, se decidió emplear las aguas de los principales rios (Amu Darya y Sir Darya) que alimentaban el mar de Aral para cultivar grandes superficies de algodón. Resultado:la superficie del mar de Aral se ha reducido actualmente en un 60%, y su volumen en casi un 80%. Los paisajes postapocalíticos de barcos pesqueros y cargueros varados en medio de un desierto que hace 40 años era el fondo del cuarto lago mayor del mundo posiblemente tendrán su versión española en secarrales con restos astillados de barcas de quilla plana, mientras los carteles informativos de las Tablas se corroen y deshacen como esas banderas deshilachadas que se mecen en las gasolineras abandonadas.
Mar de Aral. Foto del mar de Aral seco proveniente de Ken & Tanya’s Kaz Adventure http://gerbrandts2kaz.wordpress.com/cool-kaz-facts/
daimiel_20_min Foto de las Tablas publicada en el Blog La Crónica Verde de Cesar Javier Palacios en 20minutos.es de 13/6/2008 http://blogs.20minutos.es/cronicaverde/post/2008/06/13/la-mancha-haameda-puede-dejar-hoy-ser-patrimonio-la

¿Podemos otorgarle el papel de malo a alguien? ¿a quienes se han beneficiado de la explotación de los acuíferos que alimentaban a las Tablas? ¿a quienes implantaron los regadios allá en los años 60? ¿a las explotaciones ilegales? ¿a quién debía crear alternativas a las explotaciones agrarias en las comarcas? ¿a quienes consideraron adecuado el riego de viñas? ¿a quien pensó que lo mejor era traer agua de fuera y pasarle el problema a otros? ¿a la falta de agilidad administrativa en aplicar los planes?. Hay un dicho español muy adecuado: entre todos la mataron y ella sola se murió.

La triste realidad es que la UNESCO descatalogará este, en épocas no muy lejanas, espacio húmedo singular. Al menos, con la crisis del ladrillo no será aprovechado para construir urbanizaciones con nombre ecológico o nobiliario tipo ” Urbanización el Paraiso de las Tablas”, “Las tablas Club de Golf”, “Las Tablas del Duque”, “Daimiel Water resort” … ¿o tal vez sí?.

Marc Martínez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

La inspiración, esa misteriosa dama, fácil para algunos y esquiva para la mayoría, es, en ocasiones, y cuando las prisas aprietan, sustituida por un hermanastro barriobajero y colesterólico, aunque a la postre efectivo: el refrito.

El refrito es ese recurso, facilón aunque a veces inevitable, que se emplea, en el mundo de los informes técnicos, para entregar los trabajos en plazo, de elaboración baratita, al emplear información proveniente de otras fuentes (aunque al cliente se le puede cobrar como novedosa). Pero no solo ocurre en el mundo de los tecnólogos (¿que palabro tan horrible, no creen?)

En un reciente correo que me han enviado (gracias Rosa) sobre como Disney aprovechaba las imágenes repitiéndolas en varias películas, cambiándoles simplemente a los personajes de traje, me ha llevado a la siguiente reflexión ¿cuánto esfuerzo cuesta un trabajo original? ¿es distinto el mundo de la ciencia que el de la intelectualidad?
Todos recordamos esos, llamémoles, escandalillos en los que se vió envuelto en su senectud el ilustre premio nobel Camilo José Cela, con una denuncia por plagio en una de sus novelas, o como reciclaba, cual croqueta recalentada, el discurso “en defensa de la lengua”. También hemos visto esas imágenes “robadas” a Dragó comentando como le habian escrito uno de sus últimos libros o como a Ana Rosa Quintana el ordenador le traicionaba … Incluso, en ocasiones, si uno repite una muletilla, en un principio, ingeniosa, se torna penosa de tanto repetirla, como le ocurre a Luis María Anson y su speach sobre el certamen de Miss España.

Los casos más famosos están siempre asociados al mundo del espectáculo, por la repercusión mediática que tienen. Un ejemplo de ello lo tenemos en el malogrado Michael Jackson con su litigio que le presentó Al bano (y que perdió este último) o como un friki español aseguraba haber compuesto una canción muy parecida a “Thriller” nada menos que ¡en 1966!

¿Pero realmente localizamos el origen de estos atajos intelectuales? Esas chuletas, el copiar en los exámenes, el fotocopiar apuntes del compañero empollón, el que te pusieran en un trabajo de clase sin hacer nada, mientras estabas por ahí de juerga, el escaquearte … todo ello, con el tiempo, lleva, sin duda, a este tipo de delincuencia intelectual ¡!! En un programa de la cadena ABC sobre el temible lado oscuro de la Universidad, nos mostraba como se fusilan tesis y trabajos sin piedad, para sacar buena nota. Un fenómeno, al que no se le ve el rostro, llamado Andy (¿en clave?) te prepara, por un módico precio trabajos, ensayos, e incluso te sustituye físicamente en los exámenes y en la prueba de selectividad…. lo que no cuenta es si también se dedica a la ingenieria financiera … Otro ejemplo de que tipo de seres pululan por las Universidades, son tres tramposos a los que el entrevistador, les pide sinceridad ante la pregunta ¿por qué estais en la Universidad? Y con sinceridad le contestan, vaya si no:

“Por mis padres”, “Porque tengo objetivos y ambiciones” y “Porque recibo mucho dinero por la beca”. Eso se llama tener vocación, pero no de lo que estudian…¿acabarán en el mundo de la política?.

Y claro, una cosa lleva a la otra…. quien copia en clase y plagia trabajos de curso, ¿porque no le va a costar plagiar una tesis? Si solo un tonto, o un becario, se tira cuatro años de su vida, como minimo (yo llevo nueve) intentando escribir una tesis doctoral. En Méjico, y supongo que en todas partes, existen atajos, lamentables atajos, allí las llaman “tesis tiradas”.

Conclusión: si empiezas copiando en la ESO y en la Universidad, al menos haz de ello un negocio, como Andy, ¡en eso es más honrado !

Marc Martínez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

PD. Otro día les cuento como me fusilaron un artículo ¡y cobraron por ello!

Resulta inquietante ese sobrevenido ecologismo medioambiental que algunas grandes superficies comerciales han puesto en práctica, retirando las bolsas de plástico, llamemoslas “asesinas”. La solución que ofrecen,aparte de destinar dinero a proteger especies en extinción (lo que supongo aportará beneficios fiscales a la empresa), es que los usuarios compren grandes bolsas ecológicas a 0.5 euros, que facilitan en un número determinado a los clientes fijos, u otras más ligeras a 0.05 euros, tan biodegradables, que se rompen mientras subes la compra a casa.

En un principio la intención parece loable, pero me surge una duda ¿somos los clientes los culpables del uso de las bolsas asesinas? ¿porqué el cliente debe pagar ahora las bolsas ecológicas y no antes las bolsas maléficas? ¿no fomentaría más la protección al medio ambiente que las repartiesen gratis, como hacian con las bolsas diabólicas, entre los clientes? Curiosamente, los principales distribuidores de las bolsas faunicidas podian, en su momento, haber distribuido bolsas ecológicas… al fin y al cabo, cuando vas a comprar, metes la compra en las bolsas que te suministran….

Otra paradoja… hace años nos contaban que las bolsas exterminadoras provenian del reciclado de los plásticos de Almería, y que este reciclado era muy ecológico ¿en que quedamos?.

Es el ecologismo al revés, como cuando para que no te envien propaganda debes enviar un correo postal a unos señores para que te den de baja de un archivo en el que no sabes porque figuras…. ¿no seria ecológico, en cuanto a los árboles, ese pulmón de nuestro planeta, que dejasen de enviarnos publicidad que no hemos solicitado y que tiramos tal como llega?

En el fondo, el mensaje positivo que supone la concienciación del ciudadano con respecto a la protección del medio ambiente, cuando ha sido asimilado por la Administración, se transforma en otro tipo de norma legislada más, fría y mecánica en su aplicación. Así leo en los diarios del Metro en Madrid que la gente se queja con respecto a separar basura; por un lado los envases, por el otro los papeles, etc y que si no lo haces bien, te viene un inspector de bolsas de basura y multa a la Comunidad. ¡ si parecen paparazzis mirando entre la basura! De hecho algunos correos publicados abogan por una cierta desobediencia. Hace años, recuerdo que se ofrecía información de los logros sociales que se obtenían con la colaboración ciudadana: parques infantiles, mejoras viarias… veías que hacian con el dinero que se obtiene de la materia prima que tú, como ciudadano vertedor, suministras gratuitamente…. y ahora sin embargo ¡te amenazan con una multa! ¡malo, niño malo!
El colmo del cinismo es esa campaña radiofónica en que te dicen que tú, despistado reciclador forzoso, debes saber separar vidrio de cristal…. ¡pero bueno, porque no contratan más gente! Ya solo falta que te hagan separar el papel satinado del papel de diario, los bolígrafos BIC cristal de los de punta fina, separar la mantequilla de la margarina y que instalemos una planta de compostaje en nuestra casa para los excrementos propios o bien que los empleemos para fabricar nuestro propio biogás para encender una bombilla de las que regala Sebastián, el Ministro, no el pianista de Parada.

Más que un cubo de la basura en casa vamos a tener un portaviones.

PD. otro dia les comento lo que opino del lenguaje “politicamente correcto”.

Marc Martínez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

En estas fechas de próximo relax resulta gratificante descubrir como colegas nuestros han sentido no solo la llamada del afloramiento sino también la del escenario. La relación música pop/geología es algo que siempre ha estado presente aunque fuese poco conocida. Ya en los años 80 del siglo pasado se sabia que el cantante del grupo siniestro “Killing Joke” era geólogo… Desde mi conocimiento como geólogo que estudió en BCN en los años 90 dejadme que os ilumine un poquito… gracias a Youtube.

Catalunya fue un vivero de geólogos-músicos; así en la década de los 80 el guitarra de “Sindrome Tóxico” era estudiante de geología; si no os suena mucho el grupo, tal vez os suene más “Los fresones rebeldes” grupo poppie de música directa y pegadiza de canciones de menos de tres minutos y de gran éxito a finales del siglo XX. En su éxito “al amanecer” el geólogo es el chico delgado que lleva gafas, Miguel, un geólogo de gran prestigio y, obviamente, de gran creatividad.

¿Conocerán a Sergi Arola, el insigne cocinero? Pues en sus años mozos tocó en un grupo llamado “los Canguros”, grupo mod de escasa suerte pero muy conocido en BCN en los 90, cuyo teclado, David, también es geólogo y hoy en día se dedica a la Geotecnia. Una curiosidad: en el video de Youtube no sale sergi Arola, ya que no formaba aún parte del grupo.

También el guitarra del grupo noventero “Sin recursos” era estudiante de geología en Barcelona aunque, la verdad, es que no puedo afirmarlo.

Actualizemonos un poco. En la fiesta del 50 aniversario de la fundación de la Facultad de Ciencias Geológicas de la UCM un grupo rockero formado por geólogos “Chocolate sexy” amenizaron la fiesta, aunque todos ya llevaban la fiesta incorporada!!

¿Y por el extranjero?

También los geólogos extranjeros muestran su lado más creativo como este autodenominado “geologist” que graba un video tocando el violín.

Sin embargo el que se lleva la palma es este aficcionado a la geología, Jason Arvanite, que ha compuesto algunas canciones sobre geología como Dinosaur o su gran hit “geology rocks“, canción rockera y con gancho que la verdad es que está bien, a mi limitado entender.

Por último incluyo un blog Nuestrageovida elaborada por dos “estudiantes de geologia sin nada más interesante que hacer” 8dicen los autores) y que sin embargo con su entrada del 2 de junio de 2009 han colgado un fragmento de la serie “padre de familia” en la que aparece un geólogo ¿y no es un desgraciado! ¡gracias amigos!

Marc Martinez Parra
Vocal de Hidrogeología del ICOG

Habitualmente, cuando algún amigo me comenta alguna noticia sobre algún avance tecnológico o informático suelo contestar: “a mi no me mires, que yo soy de letras”.

A tenor de la viñeta que una amable colega me ha enviado (gracias Natalia) de la celebérrima pareja de Calvin y Hobbesgeologos y matemáticas se puede deducir que el concepto que la sociedad tiene en general de los geólogos está muy alejado del concepto del científico matemático con un lápiz detras de la oreja, escribiendo fórmulas en un cristal empañado. Aunque realmente no seamos los protagonistas de “Una mente prodigiosa”, me apresuro a añadir que por suerte, tampoco nuestra profesión nos reduce a una especie de naturalistas deambulantes con martillos eastwing en una mano, una brújula con clinómetro en la otra y en la mochila, dos cervezas y un MAGNA. En hidrogeología es básico el conocimiento de la Ley de Darcy, como la Piedra Rossetta de la comprensión de la hidráulica en los acuíferos. ¡Y es una fórmula!. La interpretación de los ensayos de bombeo, la búsqueda de métodos para la deducción de los parámetros hidrodinámicos, implican un conocimiento fisico y matemático propio y aplicable al medio. Y que decir de la elaboración de complejos modelos matemáticos para simular el funcionamiento hidrodinámico e hidroquímico de las aguas, mediante elementos finitos, diferencias finitas o modelos estocásticos.

La geología es algo más, aunque la visión que tienen de nosotros puede ser la de la esta divertida página. Tal vez, es que en el fondo, nos gusta parecer una ciencia alejada de la bata blanca, de la calculadora y de las fórmulas matemáticas y algo borrachuzos, como algunos colegas argentinos con su himno “la canción del geólogo”, pero nada más lejos de la realidad.

Marc Martinez Parra
Vocal de Hidrogeología ICOG.

PD. Por cierto, en el ICOG organizamos un seminario sobre ensayos de bombeo por dos especialistas como son los Dres. Alfredo Iglesias y Sergio Martos. En mayo. Podeis encontrar la información el la pagina del ICOG.